Publicado: 28 de Septiembre de 2018

La fuerte demanda universitaria, sobre todo la de europeos, empuja a España a construir 4.000 nuevas habitaciones


Las residencias de estudiantes han salido reforzadas de la crisis. Las inauguraciones están a la orden del día en este sector que no ha tenido más remedio que reciclarse. El estudiante, ahora más sofisticado, demanda centros más grandes -por encima de las 200 llaves-, más modernos y con más servicios (zonas comunes amplias, catering, office center, wifi, gimnasio...). Ya no basta el simple alojamiento, sobre todo para los europeos, que reclaman una gestión más profesionalizada y estándares internacionales. “Actualmente hay en construcción en España unas 4.000 nuevas habitaciones privadas”, señala Patricio Palomar, director de inversiones alternativas de CBRE España.

Nuevos aires para una oferta existente, no siempre de calidad. El nuevo modelo de residencia que en los últimos años se construye y demanda en España es el que tiene estudios y apartamentos, individuales o dobles, que cuentan con zona de descanso y de estudio, cocina equipada, baño privado, climatización, teléfono, cerradura mediante tarjeta magnética y conexión a Internet.

“Los alojamientos de tipo apartamento se están convirtiendo en el nuevo atractivo de los principales demandantes. Ofrecen mayor intimidad en un ambiente universitario a un precio muy competitivo”, detalla Gema de la Fuente, directora de Research de Savills España. Un modelo que trata de plantar cara a su principal competidor, las viviendas compartidas. Más de la mitad de la demanda de estos pisos procede de jóvenes estudiantes y el 53,4% del total corresponde al rango de edad entre los 18 y 25 años.